El voluntariado es saludable y Barcelona es su capital en 2014

El pasado 20 de octubre de 2014 se celebró en Born Centre Cultural el Marketplace de Voluntarios, al que asistieron entidades, ONGs, CEEs, universidades, departamentos de RRHH o RSC de grandes empresas y personas, muchas personas. En Cataluña, el 17% de la población hace actividades de voluntariado, y esto también son muchas personas, concretamente 1.250.000. Estas personas aportan mucho y reciben mucho también. Según Voluntaris.cat, hay 5 razones por las que el voluntariado es positivo para la salud:

  1. Tienes la oportunidad de mostrar lo mejor de ti mismoEvento voluntariado Barcelona 2014
  2. Encuentras un espacio de autorrealización
  3. Creas tu propia identidad social
  4. Aumentas la autonomía y la confianza en que las cosas se pueden cambiar con tu propia acción
  5. Mejoras tu salud y esperanza de vida

Uno de los ámbitos desde el que hace un tiempo se promueve el voluntariado es el corporativo. Empresas como Nestlé, Orange o Airbnb hablaban de sus programas de voluntariado en la feria. Promueven que sus empleados dediquen una parte de su tiempo, ya sea dentro o fuera de su horario laboral, solos o con su familia, a hacer de voluntarios. Las actividades en las que participan pueden ser tanto relacionadas con el negocio (nutrición) o no relacionadas (discapacidad).

Existe una institución que promueve el voluntariado y que aboga por él a nivel europeo llamado Centro Europeo de Voluntariado (http://www.cev.be/). De hecho, el CEV fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a “Barcelona, capital europea de voluntariado 2014”. Una de las misiones de esta entidad es implementar la Agenda de Políticas para el Voluntariado en Europa y conseguir que los estados miembros lleven a cabo políticas enfocadas a dar visibilidad y más valor a esta práctica.

Las propias organizaciones que buscan voluntarios participaron en el “Speakers’ corner” del Marketplace, en el que presentaban qué hacen y qué buscan. Una de éstas es AFEV, entidad de origen francés que une a niños con necesidad de clases de refuerzo con estudiantes universitarios voluntarios. Precisamente es este segmento de edad (adolescentes y jóvenes) quienes pueden aportar más (en cuanto a tiempo) y recibir más (en cuanto a aprendizaje y experiencia laboral) participando en actividades de voluntariado. Esperamos que la tendencia de introducir esta práctica en escuelas, institutos y universidades sea cada vez más frecuente y que así el voluntariado pase a formar parte de nuestro ADN.