La economía social y solidaria

Enero de 2015, un nuevo año ha dado comienzo y los desafíos actuales en nuestro sistema económico, político y social continúan al pie del cañón. La pobreza, la desigualdad, la injusticia y exclusión social, así como el desempleo y los efectos negativos que el medio ambiente está sufriendo, hacen que sea imperativa la reconsideración del actual modelo económico y la necesidad de encontrar nuevos agentes que lo renueven. En los tiempos que corren, hemos escuchado hablar de forma constante acerca de la crisis financiera, económica, incluso política y social. Sin embargo, apenas se habla de la crisis de valores. ¿No parece ser ésta la crisis más grave de todas? La pérdida de valores como la confianza, el respeto, la igualdad y la justicia ha desembocado en el origen de las demás crisis. Es por ello que necesitamos agentes capaces de restituir todos los valores perdidos, que tengan la mirada puesta más allá del beneficio económico, que se interesen por las necesidades de sus comunidades, por los problemas de los individuos, que se preocupen por cuidar la naturaleza y el entorno que les rodea. Potenciales soluciones que no tengan en cuenta la restauración de valores éticos y de carácter moral tendrán difícilmente un resultado satisfactorio.

Economia social y solidaria - RealFunding

Las organizaciones de economía social y solidaria son las principales unidades económicas en ofrecer una solución viable a la crisis de valores y, consecuentemente, a la crisis económica y social. La economía social, también conocida como tercer sector, engloba a todos aquellos organismos que se encuentran a medio camino entre el sector público y el sector privado. Entre ellos, se encuentran las cooperativas, sociedades laborales, fundaciones, asociaciones, organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones no lucrativas. En España, el máximo órgano de representación de la economía social es CEPES (Confederación Empresarial Española de la Economía Social). La confederación actúa como máximo integrador y portavoz único de todas las organizaciones de economía social confederadas en nuestro país.

No obstante, ¿qué es lo que realmente caracteriza a las organizaciones de economía social y solidaria y las hace particularmente idóneas para llevar a cabo un proceso de restauración del sistema? En primer lugar, en este tipo de sistemas económicos, priman siempre las personas sobre el capital, lo cual implica la defensa de la integridad y dignidad laboral del individuo, y la promoción de la participación y el respeto por los derechos humanos. En segundo lugar, las entidades de economía social se caracterizan por la autogestión y la posesión de un proceso democrático en la toma de decisiones que se lleva a cabo mediante la transparencia informativa.

En líneas generales, la cooperación y la solidaridad son el soporte de funcionamiento de los organismos de economía social que, normalmente, poseen la finalidad de solucionar cuestiones de carácter social o medioambiental y que actúan en la mayoría de los casos de manera altruista. Igualmente, las organizaciones suelen ayudar a las comunidades y territorios en los que operan, promoviendo el desarrollo local, el equilibrio de distribución de recursos y la cohesión social.

Asimismo, existen diversas prácticas, así como otro tipo de entidades que promueven la participación y cooperación que impulsa la economía social. Algunos ejemplos son los espacios de coworking, el comercio justo y las plataformas de crowdfunding y crowdlending como la de RealFunding.

Creemos que los organismos pertenecientes a la economía social y solidaria son el futuro y los encargados de integrar la ética al ámbito económico. Es por eso que apostamos por ellos y os animamos a considerar el impacto tan positivo y enriquecedor que este tipo de organizaciones originarían en nuestra contemporánea sociedad así como en las generaciones futuras.

 

Iris Molina Cianca

@mCianca_Iris

Experta en impacto social de RealFunding